EL ENCUENTRO DE DOS GRANDES.

“Hijo de padre zapatero de oficio y madre ama de casa que gustaba de cantar, lo crían con cierta rigidez, educación, para futura defensa en la vida. Así se inicia como técnico en la industria textil, después empleado bancario, hasta llegar a locutor de radio en “La Voz de la Patria“, cumpliendo ya una meta. Pero el gusanillo farandulero que pernoctaba en su ser de joven ambicioso lo llamaba al espectáculo.

La locución lo entrenó en modular, diccionar al hablar, preparándolo para comenzar como aficionado a competir en programas radiales de su ciudad con nuevo nombre dado por Ruiz, más el acierto de haber descubierto su verdadera vocación al resultar ganador en tales aventuras. Continúa en Barranquilla cuando la agrupación de Julio Lastra, preocupada por ausencia de su cantante principal, le brindan oportunidad de emergente, que con éxito aprovecha interpretando como primer tema el bolero “Mi cariño“, iniciando así su carrera profesional de ´crooner´. Se une posteriormente al memorable Pacho Galán y su grupo, hasta llegar a cantar en inglés aprendido por correspondencia.

Viaja a MaracaiboVenezuela, con el conjunto de Los Hermanos Rodríguez Morena. Graba allí su primer 78 RPM, otro bolero, “Mucho, mucho, mucho”, para después graduarse con la orquesta de Don Antonio María Peñaloza, siguiendo el estilo de cantar en inglés, con nuevos arreglos en francés, italiano, portugués, idiomas bien pronunciados, causando sensación por su natal terruño. Se presenta el mejor chance cuando la muy gustada agrupación argentina de Don Américo hace presencia en la emisora Nuevo Mundo con su voz, números idiomáticos, consiguiendo destacar. Es escuchado por miembros de La Casino de Sevilla, orquesta española que cumplía contratos y pronto viajarían a Cuba para competir con Los Chavales y Churumbeles de España, verdaderas sensaciones en la tierra de Martín Dihgo.

El Casino en Cuba cambia de nombre, se llaman Serenata Española, envían por él, pues su voz, estilo, gracia, les había convenido. Viaja a La Habana para hacer de él un andaluz, vestido como tal, cantando en sevillano puro con las zetas y todos, compitiendo con Juan Legido en españolerías, pasos dobles, boleros morunos, por espacio de 6 meses. Aprovecha, graba cuatro surcos pegando con “Monísima” un hit abridor de rally.

Al partir el grupo español, Tito Garrote, su representante, lo acerca a la Sonora Matancera que buscan suplencia por la partida indisciplinada de Daniel Santos a México dejando contratos por cumplir. Así comienza Nelson con sus porros, cumbias y maplés cubanizados más los boleros de rigor, imponiendo clásicos: “Momposina” de José Barros y “El Ermitaño” del sinigual Rafael Escalona.

Todo ocurrió el 18 de mayo de 1954, cuando entró a los estudios de la radio CMQ y grabó sus primeros éxitos con la agrupación Matancera, iniciando así una fructífera asociación que duró cinco años y medio, con viajes, espectáculos, televisión, cabarets, 49 números grabados más una película cubana bajo la dirección de René Cardona: “Una gallega en la Habana” hecha en 1955 donde compartió cinta con Niní MarshallRamón RiveroAntonio Aguilar, Ana Bertha Lepe. Nelson llegó para ser de los grandes con su curiosa, extrovertida manera de vestir acompañada de lazo o pajarita en vez de corbata y su lineal bigotito.

Cabe destacar a Jaime Propercio Pinedo, primo del artista quien fue un personaje del folklore de la costa atlantica, bien conocido por ser empleado de la alcaldía de Barranquilla quien recorría la ciudad en su motocicleta dotada de unos parlantes donde pregonaba los boleros en la ciudad.

Actualmente Nelson Pinedo sigue trabajando y encantando con su voz por el mundo entero. “


Esta es la nota biográfica que aparece en wikipedia, pero para mi es un hombre que tiene una de las voces màs hermosas que he escuchado, un hombre que esta unido a mi padre por una serie de circunstancias que van desde un origen humilde, ser luchadores de sueños y haber logrado todo aquello que se propusieron, para los cuales la edad no ha sido obstáculo para brindar al mundo los dones con los cuales el creador los premio.  


Sòlo hay una distancia de 10 años entre los dos, pero su encuentro en el mundo se hizo cuando mi padre era apenas un joven maitre en el Hotel del prado de Barranquilla, donde pudo conocerlo personalmente y tomarse una foto con EL,  posteriormente años màs tarde cuando mi padre ya tenia su propio negocio en sociedad con unos amigos, llego a cantar al CLUB SHADOW y en esa ocasión nuevamente una fotografía sello ese especial instante.  Ayer viernes, nuevamente sus vidas se encontraron,  Y pudieron por un instante reconocerse como seres humanos que fueron unidos en el tiempo por  los hilos invisibles con los que teje el creador el Universo, donde podemos vivenciar una realidad que TODOS SOMOS UNO CON EL.


El artista frente al hombre que ha dedicado su vida a la Cocina y al Servicio de la comunidad Barranquillera, ambos hijos de una misma ciudad hermosa y pujante como son ellos y de un país que es un ejemplo de superación ante el mundo por los seres humanos que ha visto nacer en sus tierras. Mi padre pudo por fin obtener que las fotografías que guardaba como recuerdo de este ser humano que admiraba por su voz y por su don de gente fueran autografiadas, logro que realizo su nieta Luisa fernanda,  porque ella sabia que era un hermoso regalo para su abuelo.


Talvez la noche de ayer , haya quedado en el pasado, pero en el corazòn de estos dos grandes fue una noche especial, que quedara marcada en el tiempo, aunque no vuelvan a encontrarse sus caminos en esta vida, pero cuando estén frente al creador se darán un abrazo porque ambos cumplieron a cabalidad con la misiòn que les fue encomendada:   Hacer de sus dones una entrega para el mundo que los recibió un dìa.




Para superar cualquier obstáculo, necesitamos poder. No el poder malentendido, sino el poder interior verdadero que todos tenemos.
Para subir a otra cima, desde la que estamos, es necesario que haya el poder de una visión futurista.
Es solo cuando diseñamos el futuro que podemos crearlo.
Es solo cuando visualizamos la próxima cima, aunque físicamente no la veamos, es que vamos a despertar este poder interno y ser capaces de lo imposible,
llegando finalmente a la cumbre de los sueños.