HOLA AMIGOS:

Muchas veces uno se pregunta porque ciertas personas alcanzan sus sueños en relación a su vida personal, obtienen todo lo que se proponen y cuando uno les pregunta como lo hicieron: sonríen y contestan con mucha entrega y amor, eso es lo que me contesto un dìa mi padre, y es que realmente para trabajar con ganas y lograr alcanzar nuestras metas, estas deben estar relacionadas con nuestro deseos que nazcan en nuestro corazòn.  Les traigo un hermoso mensaje que encontré en el Blog de Juan Carlos Florez, un hombre que realmente ama lo que hace y es ayudar a la gente y servir, su don es ese y aunque no lo conozco lo siento así:  El nos habla sobre el verdadero precio de los sueños, espero que lo disfruten como yo y les deje algo para su vida. 

El Verdadero Precio de los Sueños

http://juancarlosflorez.net/el-verdadero-precio-de-los-suenos-superacion-y-motivacion/

Sorprende y nos puede causar risa la anécdota del muchacho que un día paseando por un parque de su ciudad se encuentra casualmente a una de las personas de mayor éxito de su país sentado en un banco. Comprendiendo la gran oportunidad que tenía en aquel momento de aprovechar la inmensa sabiduría de aquel gran realizador, tímidamente se acerca y le pregunta:

-Disculpe señor, le admiro profundamente, y me gustaría poder realizarle una pregunta.

-Como no, muchacho, estaré encantado de ayudarte.

-Me gustaría saber cual es el principal requisito para lograr el éxito -dijo el muchacho.

Sin dudarlo un solo instante, aquel gran triunfador le respondió:

-El principal requisito muchacho es el trabajo duro.

.El muchacho quedó perplejo unos instantes y desencantado con esa respuesta volvió a preguntar: -¿Y el segundo requisito?…

.Era evidente que lo que el muchacho buscaba era que aquel gran triunfador le ofreciese alguna “Fórmula mágica” que le permitiese sin esfuerzo lograr grandes resultados. Esto le sucede exactamente igual a millones de personas que pasan su vida pretendiendo descubrir cuales son las claves para alcanzar de manera fácil sus mayores sueños.

Pero la vida no funciona con esa dinámica. Solo hay una explicación por la que una gran mayoría de personas no alcanzan sus mayores sueños y objetivos. Y aunque a veces es difícil de aceptar, la principal razón por la que no se logran los sueños es porque no se está dispuesto a pagar el precio necesario para alcanzarlos.

El verdadero éxito y la realización no se consigue a precio de saldo.

Lograr los grandes sueños requiere una serie de componentes que van en la “etiqueta” del precio que siempre los acompaña. Estos son para mí esos elementos:

.1.-TRABAJO DURO. Si, con mayúsculas. Los grandes sueños requieren un esfuerzo duro y consistente para lograrlos. Generalmente requieren una importante cantidad de tiempo y dedicación hasta que se convierten en realidad. Requieren sacrificar otras cosas que en ocasiones son más cómodas, para hacer cosas que a la gran mayoría le parecen incómodas. Toma nota de esto y no lo olvides: para lograr tus sueños vas a tener que demandarte de manera consistente lo mejor que hay en ti. Los grandes sueños ponen a prueba la “madera” de la que estás hecho.

.2.-DISCIPLINA. Lograr grandes sueños requiere un enfoque consistente a lo largo del tiempo. Cualquiera puede realizar un gran esfuerzo de manera esporádica. Pero solo los grandes realizadores mantienen su enfoque y esfuerzo el tiempo que sea necesario hasta lograr sus sueños. Trabajan a diario su auto disciplina porque saben que es un ingrediente capital del éxito. Saben que el éxito no sucede por casualidad, y que requiere condicionarse para ser capaz hacer lo necesario incluso cuando no se tienen ganas de hacerlo.

.3.-APRENDER. Seguramente necesitarás aprender algunas nuevas habilidades o ampliar algunos conocimientos para poder lograr tus sueños. Los grandes realizadores se mantienen en una dinámica de aprendizaje continuo. Tienen “hambre” de aprendizaje. Son humildes, y buscan respuestas en todas aquellas áreas que ellos no dominan.

.4.-CAMBIAR. La mejor definición que existe de la palabra estupidez es intentar producir resultados diferentes continuando haciendo las mismas cosas. Si por el camino que vas no estás obteniendo la clase de resultados que deberías, has de cambiar tu aproximación. La flexibilidad para cambiar es un requisito imprescindible para lograr grandes sueños. Todos necesitamos cambiar algunas cosas para ser más efectivos. Los grandes realizadores han aprendido a amar el cambio..

 

5.-PASIÓN. Sin amar profundamente lo que uno hace es imposible desatar nuestro máximo potencial. Por pasión uno es capaz de levantarse pronto, mantener un ritmo frenético durante largas horas, y acostarse tarde después de haberlo dado todo. Y además cuando existe pasión es bien sencillo hacerlo con una sonrisa en los labios. Es la pasión la que forja los grandes sueños..

¿Te imaginas que hubiesen hecho Miguel Ángel, Thomas Edison, Walt Disney, Bruce Springsteen, la Madre Teresa de Calcuta, o cualquiera de los grandes realizadores sin pasión?

Si existe pasión en lo que uno hace, se es capaz de levantarse cada vez que se tropieza a lo largo del camino.

Piensa por un instante en todo esto. Te garantizo que para lograr tus sueños hay un precio que hay que pagar.

¿Estás dispuesto a pagarlo?… Solo tú puedes responder a esa pregunta. Aunque desde aquí deseo con todo mi corazón que tu respuesta sea un SI absoluto a tus sueños.

 

MIS NOTAS:

Cuando niña, era feliz leyendo aquellos libros que me hablaban de seres humanos que lograban encontrar el camino para llegar aquello que deseaban con todo su corazón, para todos ellos había una fuerza interior que los impulsaba a seguir sin importar los obstáculos y lo que las personas que estaban a su alrededor les indicaran, ellos sabían íntimamente que estaban preparados para superar todo aquello que les impidiera llegar a su meta final, y a pesar de los intentos fallidos lo lograban, pero lo importante y válido era que después iban en pos de otro .

En mi hogar ese ejemplo lo vi. Palpable en una persona que ustedes conocen, talvez no personalmente pero si porque siempre se las pongo de ejemplo, porque es uno de esos seres que protagonizaron mis libros de lectura: Mi padre.

Si hay alguien que toda su vida ha trabajado duro, disciplinadamente, aprendiendo, asimilando y cambiando y con toda la pasión es el.

Me cuenta que siendo niño y viendo que a su alrededor todos aparentemente tenían un camino trazado que los alejaba irremediablemente de una vida mejor, pensó que eso no era su idea de lo que venia hacer en este mundo, desde una edad de 9 años sentía que aunque tenia que trabajar para poder comer, ya que en su casa cada uno tenia que salir a rebuscarse lo del día, tenia que prepararse para ir más allá.

No fue a un colegio como todos nosotros, en su camino un señor que enseñaba a muchos alumnos le dedico tiempo para que aprendiera las primeras letras, y siempre lo instaba a que fuera en busca de sus sueños. Salio de su pueblo a los doce años a trabajar en una tienda, eran más de 12 horas diarias de trabajo, pero desde el primer momento tomo este como si fuera suyo, no le importo que el mismo tuviera un dueño, el quería ser el mejor en lo que emprendiera.

Otra persona que lo conoció en dicho sitio le dijo que si no quería trabajar en otro oficio, fue así como llego al Hotel del Prado, pero no entro enseguida, a su puerta puso un puesto para embolar zapatos, y fue conociendo a mucha gente importante que trabajaba en el mismo, una de ellas le dijo un día que si estaba interesado en trabajar como aseador en el mismo, consiguió el permiso de trabajo ya que solo tenia 15 años y entro al lugar que seria su escuela inicial sin aun saberlo.

Empezó lavando pisos, pero el mismo dice que siempre trataba de que estos quedaran lo más limpios posibles, y no importaba cuanto tiempo le llevara su labor, sus pisos debían ser los mejores, con humildad y decisión encontró que unos ojos se dieran cuenta de esto y le propusiera ascenderlo pero con la observación de que el trabajo seria más difícil, se le midió y entro a la cocina y allí aprendió las primeras lecciones para su vida profesional.

Durante este periodo, fueron muchas personas que lo ayudaron a irse preparando para su labor, tenia un cuaderno donde escribía todo lo que le interesaba, hablaba con las personas que el veía podía enseñarle algo y observaba todo lo que lo rodeaba, tomaba de aquellos que hacían de su trabajo algo especial y se alejaba de los que les decían que eso no era suyo que no le metiera tanto empeño.

Así, fue atravesando su camino, donde hubo noches tristes, y otros más alegres, pero su alegría era el reconocimiento de su trabajo por parte de sus jefes a los cuales admiraba y sabia que no importaba si su preparación académica no estaba concluida, el entregaría el l00% a la practica para ir supliendo sus deficiencias.

Cuando conoció a mi madre, ella solo tenía quince años, pero estaba estudiando bachillerato y sabia mucho, me dice sonriendo, entonces se dio cuenta que había llegado la persona que lo acompañaría en el camino y que con ella podría alcanzar lo que soñaba. Y así fue, se casaron, y el trabajo ya no fue solo de uno sino de dos, desde pequeña me di cuenta que la fortaleza de mi padre cuando se sentía agotado era mi madre, ella fue su sostén y su norte en todo momento.

A veces el miedo y sentir que talvez sus sueños eran imposibles no dejaron de tentarlo en algunos momentos de su vida, pero luègo empezaba de nuevo e iba en pos de lo que tanto deseaba. Después de 20 años salio del Hotel del Prado como Gerente de Alimentos y Bebidas, un puesto que solo personas extranjeras habían tenido en dicho lugar y el un muchacho que sin terminar una educación media, solo con la preparación que da la escuela de la vida lo había logrado.

Cuando salio del Hotel contaba solo con 35 años, una casa que estaba pagando, cinco hijos que se educaban y un camino largo para continuar, tenia las herramientas y por allí siguió haciendo lo que mas le gustaba: DAR SERVICIO, y lo demás es historia conocida, encontró otras personas que lo ayudaron a realizar el sueño de tener su restaurante,  sus hijos todos se graduaron de profesionales, consiguieron puestos importantes y aunque no trabajaron tanto como sus padres, han buscado en todo momento de cumplir a cabalidad el ejemplo que sus padres le han ido señalando en el camino.

Para mi padre, hasta el día de hoy su pasión por el trabajo, su dedicación y alegría no lo ha abandonado ni un solo día. Siempre esta pendiente de todos esos jóvenes que empiezan el camino y los veo indicándoles que deben hacer, como deben dedicarse más a su trabajo. Sonríe y me dice: A mi me ayudaron, yo también tengo que hacerlo con aquellos que tienen el deseo y el amor por lo que hacen. 

Momentos tristes, bajones, y perdidas totales existieron a nivel económico, amigos que no eran amigos se encontraron y los abandonaron, el siempre dice que fueron ellos los que màs lo impulsaron, porque a veces la envidia de otros, las malas acciones le permiten a uno descubrir que en su interior uno tiene un potencial que no debe desperdiciar porque otros quieran apartarlo del camino. 

Nunca vi a mi padre ni a mi madre bajar la cabeza, y siempre con la confianza en el DIOS CREADOR que le había dado todo lo que ellos eran, con la humildad en su corazón de que se debía seguir intentando a pesar de las equivocaciones y no rendirse. 

Mi padre tiene 73 años y mi madre 72 y cada día cuando los veo, observo la misma sonrisa, la misma pasión en sus ojos y el amor hacia todos  y hacia aquello que hacen. No se jactan de lo conseguido, sienten que todos los días se empieza de nuevo, que no hay treguas, y guardan en su corazón la gratitud hacia todos aquellos que le permitieron lograr sus sueños, aunque todos sabemos que ellos fueron los artífices de su propia realización.

  Mi padre siempre me dice que le gustaría empezar de nuevo, porque no es lo que ha alcanzado, los reconocimientos y los premios que le han dado lo que lo hace sentir bien, sino todo el camino que recorrió, el tiempo invertido y cada cosa que hizo para poder llegar a realizar su sueño.

Entonces solo puedo decir que los SUEÑOS SE ALCANZAN pero si solo quieres pensarlo y sentarte en la sala de tu casa a esperarlo, nunca llegaras a verlos realizados. 

 

EL VERDADERO PRECIO DE LOS SUEÑOS (2o parte)

                                                                   Mis notas. 

Cuando termine de escribir la primera parte de este mensaje para ustedes eran las 6:47 de la mañana, en el transcurso de la mañana me encontré con mi padre y le conté sobre el mismo y entonces me aclaró ciertas cosas que talvez por ser muy niña no había entendido en su momento y que me dijo debía aclarárselas a ustedes, porque uno no debía faltar a la verdad de los hechos.

Me dijo que el no había llegado a la puerta del Hotel del Prado a embolar enseguida, sino que la persona que le ofreció que trabajara en el Hotel, le dijo que el trabajo que desempeñaría seria de aseador, a el le faltaban quince días para cumplir sus quince años y por lo tanto a pesar de que había mucha gente esperando por su puesto, a el lo esperaron para que cumpliera la edad mínima que se requería para poder trabajar en una empresa en ese momento.

Su puesto de trabajo era la entrada del Hotel del Prado y la terraza que todos vemos cuando llegamos a su puerta principal, por lo tanto era un sitio muy importante que debía estar bien limpio, era la primera visión que el turista que llegaba vería, de ahí la importancia del trabajo de papá dicho por el mismo.

En ese tiempo se hizo amigo de un muchacho que le decían cara de gallo por su nariz, que se dedicaba a embolar zapatos en el Hotel, lo habían aceptado los altos ejecutivos de la entidad porque era un muchacho muy responsable, que se ayudaba cargando las maletas de los huéspedes. En esas actividades el ocupaba toda la mañana y la tarde pero tenia la hora que dedicaba a almorzar y dejaba la caja de embolar al cuidado de mi papá.

Entonces a mi padre se le ocurrió la idea de que en esa hora , también había actividad de personas entrando y muchos de ellos desearían una embolada para su mejor presentación en los negocios que venían a realizar, por lo que solicito permiso a sus jefes y le fue permitido que embolara zapatos mientras estaba en su hora de permiso para almorzar, me cuenta mi papá que se hacia hasta cuatro emboladas en esa hora, y ganaba su dinerito y pues me imagino que alguna que otra propina, por eso el siempre tenia dinero antes que llegara su quincena e iba conociendo gente y aprendiendo de todo aquello, agradece hoy en día el ejemplo de ese señor que también le permitió que trabajara con su caja de embolar, me cuenta que el mismo con su dedicación y sus ahorros llego a tener una empresa de venta de carros, el ya murió pero le dejo a su hijo la misma que aun hoy conserva y sigue con mucho éxito.

Me cuenta que el señor Rumie o Romea , creo que se escribe así, era su jefe superior , vivía en el mismo Hotel y decidió trasladarlo a la parte donde el vivía  y donde se hospedaban muchas personas importantes, porque vio que era una persona muy atenta, y entregada a su trabajo y esa era la imagen que iban a tener esos seres humanos cuando salieran de sus habitaciones, de ese señor aprendió mi papá el valor de ser HUMANO con las otras personas, no pasar por alto a nadie y respetar a todos por igual, valores que hoy en día son pocas las personas que acatan y valoran.

Bueno estando en una de esas labores de limpieza  de los pasillos adyacentes a esas habitaciones, un día iba de espalda con su trapero, haciendo su oficio entregado de lleno al mismo, cuando sin darse cuenta de que venia, tropezó a una persona, la cual se molesto y le dijo un poco de cosas que lo apenaron mucho, aunque  pidió disculpas porque fue sin querer.  Esa persona se dirigió a su jefe  ya que iba para su habitación a hacerle una entrevista y al llegar le contó que uno de los aseadores talvez porque le había pisado la labor realizada le había tropezado con el trapero, entonces su jefe le dijo: Ese aseador es una de las personas más responsables y correctas que hay en este lugar, por eso esta en este piso donde hay muchas personas importantes alojadas, puede ser que no lo vio y sin culpa lo tropezó.  Ese periodista regreso y pregunto por mi papá. Ya todos sabían lo que había ocurrido y le dijeron que el señor lo necesitaba, cuando el llego todavía apenado frente a este, esta persona le dijo que quería hacerle un reportaje sobre su trabajo, fue el primer reportaje que le hicieron a mi padre y el periodista que se lo hizo es quien ustedes conocen muy bien: JUAN GOSSAIN. 

Entonces digo yo, a veces hasta de los sucesos negativos que aparentemente nos afectaran, surgen cosas buenas cuando en nuestro corazón no hay ninguna maldad……. y entonces vuelvo a decirme como lo refiere Paúl COELHO en sus libros:

“El universo entero conspira para que lo que queremos con 

el corazón se llegue a realizar”



Muchas de las imágenes y artículos de este blog, han sido tomadas de Internet, si alguno de sus autores/as no desea que estén expuestas, o notan que por error no se coloco su nombre indicando su autoría o sitio web, sólo debe hacerlo saber y de forma inmediata sera subsanado el error o retiradas de este blog. Gracias,