LA HISTORIA DE MACHU PICCHU.

  


Hiram Bingham, explorador y profesor de historia Sudamericana cruzó por primeravez las montañas peruanas en febrero de 1909, el mes más lluvioso del año, haciendo muy dificultosos sus viajes. Sin embargo, su visita a las ruinas de Choquequirao estimuló su interés en los Incas. En 1911 él volvió con la Expedición de Yale que inicialmente fue orientada a visitar el Río Urubamba y sus alrededores para encontrar la última capital de los Incas.

Hiram Bingham, formalmente Hiram Bingham III (19 de noviembre de 1875 – 6 de junio de 1956) fue un explorador y político de los Estados Unidos. Se le conoce debido a que redescubrió el asentamiento inca de Machu Picchu en 1911. Más tarde, fue gobernador de Connecticut y miembro del Senado de los Estados Unidos.

Bingham nació en Honolulu, Hawaii y era hijo y nieto de los primeros misioneros protestantes del Reino de Hawaii. Cuando era adolescente se estableció en los Estados Unidos con el propósito de completar sus estudios. Entró en la Phillips Academy en Andover, Massachusetts donde se graduó en 1894. Obtuvo la licenciatura en Administración de Empresas por la Universidad de Yale en 1898, un Titulo de Grado de la Universidad de California, Berkeley en 1900, y el Titulo de Doctor en la Universidad de Harvard en 1905. Trabajó como profesor de historia en Harvard y luego en la Universidad de Princeton.

Era profesor en Yale cuando encabezó una exploración por América del Sur en donde gracias a las indicaciones de un indígena, redescubrió las ruinas incaicas de Machu Picchu desde donde sustrajo cincuenta mil piezas arqueológicas que hoy se encuentran ilegalmente en la Universidad de Yale siendo reclamadas desde hace décadas por el gobierno peruano..

Actualmente, crece la opinión de que Bingham debiera ser considerado como uno de los mayores ejemplos de expoliación del patrimonio cultural que ha sufrido el Perú.

Su descubrimiento le costó mucho tiempo y dinero, pero tras dos expediciones, logró encontrar las ruinas. En 1908 se desempeñó como delegado del Primer Congreso Panamericano Científico en Santiago de Chile. Un artículo del semanario Los Angeles Times manifestó que la vida de Bingham como profesor y explorador fue usada como inspiración para los fundamentos del personaje de Indiana Jones como hemos comentado antes.



Bingham estudió escrituras de la Conquista y documentos coloniales con la intención de saber donde exactamente debían empezar. Él también había oído hablar de una misteriosa ciudad perdida en la selva, pero nadie en Cusco dio crédito a estos comentarios porque se pensó que la última capital de los Incas era Choquequirao.La expedición no siguió el curso del Río Urubamba, ya que se exploró una serie de ruinas por el camino. El 23 de julio de 1911, Bingham llegó a Mandor dónde él se encontró con el agricultor Melchor Arteaga campesino que le comentó sobre la existencia de dos sitios Incas, Machu Picchu y Wayna Picchu..Arteaga fue empleado como guía local, y cuando él sugirió que el grupo se dirigiera hacia la cima de la montaña, los colegas de Bingham dieron muchas excusas para evitar acompañarlo. Entonces, Bingham subió solo con Arteaga y el Sargento Carrasco, (quien actuó como intérprete del guía que sólo hablaba Quechua) cruzaron el fluido y rápido río Urubamba y encontraron en el otro lado vegetación muy espesa, propia de la selva, recorrieron el camino a veces arrastrándose y sujetándose sólo con las yemas de los dedos.


Después del almuerzo, a unos 600 metros sobre el río, ellos encontraron una choza y un poco más allá campesinos que trabajaban las terrazas agrícolas deMachu Picchu. Después de un descanso, Bingham decidió continuar subiendo, sin embargo, Arteaga decidió quedarse conversando con los campesinos y en su lugar, envió a un niño como guía. Como Bingham y el Sargento Carrasco siguieron subiendo, pudieron divisar terrazas más imponentes, pero lo que los sorprendió más fue ver una serie de paredes Incas finamente terminadas que estaban cubiertas por una tupida vegetación. El niño llevó a Bingham por entre los arbustos y bambúes a una gran cueva finamente acabada y tallada que, en las palabras de Bingham, tenía que ser una Tumba Re

Bingham volvió a su país, llevando con él noticias acerca de la ciudadela de Machu Picchu. Este descubrimiento llamó la atención del mundo y particularmente, de la Universidad de Yale y la Sociedad Geográfica Nacional, ambas instituciones decidieron ayudar a Bingham en su exploración de las ruinas descubiertas en 1912 y 1915.

Lo que sorprendió a Bingham y a su equipo es el hecho de que no encontraran muchas tumbas en Machu Picchu – él comentó, “una cuidadosa cuenta de los esqueletos y huesos encontrados en las diferentes cuevas y tumbas parece mostrar los restos de 173 individuos y quizá de éstos, 150 corresponden a las mujeres, un porcentaje extraordinario, lo cual les permitió decir que ese había sido un santuario cuyas habitantes eran “Mujeres Escogidas del Sol.” Los otros restos de personas encontrados en Machu Picchu eran sirvientes, jornaleros agrícolas y soldados que se enterraron en sitios fuera de la ciudad. Esto explicó a Bingham la ausencia de más restos.

Bingham agregó que ellos no encontraron oro u objetos de plata, pero encontraron objetos de bronce y otros metales, también de madera, piedra y hueso.En total, Bingham mencionó 521 objetos de cerámica y alrededor de 220 objetos de metal bien identificados.

Existe mucha controversia sobre lo que las expediciones de Bingham tomaron realmente de Perú, con muchos números contradictorios e informes. El informe oficial del Gobierno peruano hecho en 1916, informa que ellos tomaron 74 cajas llenas de huesos, momias, cerámicas, textiles, metales y objetos de madera, pero ningún artículo de oro o plata fué registrado. Sin embargo, existen muchas dudas, dada la magnitud de esta ciudadela inca y su importancia para la nobleza. Todos los estudios están de acuerdo en que fué imposible que no encontraran objetos hechos con metales preciosos en Machu Picchu.Es decir, esta ciudad perdida de los Incas no fue saqueada o visitada por los españoles durante cuatrocientos años, entonces debe de haber tenido algunas hermosas piezas ceremoniales y adornos reales, hechas en oro y plata.

Aunque el norteamericano Hiram Bingham se ha llevado la gloria mundial por haber “descubierto” la ciudadela inca de Machu Picchu, todas las evidencias históricas apuntan a que este famoso sitio arqueológico nunca estuvo perdido.
Bingham ganó fama tras realizar tres expediciones (1911, 1912 y 1915) hacia Machu Picchu, que llamó “la ciudad perdida de los Incas”, pero en medio de sus aventuras soslayó los datos históricos que fue encontrando e incluso dejó de mencionar a importantes conocedores de la zona, entre ellos un compatriota suyo.
Este personaje fue Albert Giesecke, un académico norteamericano que con sus 29 años era rector de la Universidad San Antonio Abad del Cusco y que fue quien le dio las referencias e incluso el nombre de Melchor Arteaga, el campesino que más tarde guiaría a Bingham, un 24 de julio de 1911, hasta las famosas ruinas.

Pero antes de Bingham, otras personas visitaron el lugar, aunque siempre con la ansiedad de buscar tesoros o mientras realizaban exploraciones mineras o buscaban rutas fluviales hacia la Amazonía.
El más célebre de todos fue el hacendado cusqueño Agustín Lizárraga, quien llegó a las ruinas e incluso inscribió en el muro de las Tres Ventanas “A. Lizárraga, 14 de julio de 1902”, es decir, nueve años antes que Bingham. 

Lizárraga realizó las primeras labores de limpieza en las ruinas acompañado por Justo A. Ochoa, Gabino Sánchez y Enrique Palma, pero murió ahogado en el río Vilcanota en febrero de 1912, sin poder reclamar su descubrimiento.

Pero incluso antes que él, ya existieron mapas del siglo XIX en los que se señalaba el sitio de Machu Picchu y, si se retrocede más en el tiempo, los primeros indicios son de 1565, cuando en los escritos del español Diego Rodríguez de Figueroa aparecía con el nombre de “Pijchu”. 

Muchos de estos datos fueron ofrecidos en el 2003 por la historiadora peruana Mariana Mould de Pease, quien publicó el libro “Machu Picchu y el Código de Ética de la Sociedad de Antropología Americana”.

Entre las evidencias históricas, Mould publicó los mapas que prueban que la ciudadela inca había sido conocida en el siglo XIX, y aparentemente saqueada, por el aventurero alemán Augusto Berns.Esos mapas habían sido hechos públicos como una primicia por el cartógrafo norteamericano Paolo Greer, quien aseguró que Berns era el verdadero descubridor de Machu Picchu, algo que fue rechazado por Mould.    


Ahora que ha pasado un siglo, existe consenso en que Bingham no fue el descubridor, pero sí fue la primera persona que supo darse cuenta de la importancia histórica y cultural de la ciudadela, una de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo.

El gobierno peruano recibió  las 368 piezas arqueológicas de Machu Picchu que fueron devueltas por la estadunidense Universidad de Yale, luego de intensas protestas que se realizaron para el retorno de esos vestigios incas.

Los restos fueron trasladados del aeropuerto internacional ‘Jorge Chávez’, en el puerto del Callao, al palacio de gobierno, en el centro de Lima, bajo estrictas medidas de seguridad implementadas por 600 policías.

Las piezas llegaron en 30 cajas de madera con el rótulo de “valija diplomática” y llevadas en tres camionetas a la sede del Ejecutivo, donde el presidente Alan García y su Consejo de Ministros en pleno saludaron su llegada.

 

Al pasar por la Plaza Mayor, los vehículos que transportan las piezas arqueológicas devueltas recibieron el saludo de los regimientos históricos de las Fuerzas Armadas, emplazados en el perímetro y frente a la sede del gobierno.

El cargamento de vestigios incas permanecerá cerrado durante 48 horas, según los requerimientos técnicos del personal especializado del Ministerio de Cultura. 

La devolución de estas piezas por parte de la Universidad de Yale se realiza en el marco del denominado año del centenario del descubrimiento de Machu Picchu para el mundo.

 

       
El 22 de julio se cumplió la Histórica jornada llena de luces y sonido asombró a 500 millones de personas que la vieron por televisión, en vivo y en directo, gracias a la señal de IRTP, Canal 7 – 200 artistas escenificaron “La Ofrenda”, cuando el Inca pedía permiso a los apus para levantar la ciudad sagrada entre el cielo y la tierra – Cantante nacional Tania Libertad encandiló a invitados y autoridades, entre los que se encontraba el Presidente de la República, Alan García Pérez Con expresiones de admiración y hasta de especial recogimiento, el planeta apreció el majestuoso espectáculo de luz y sonido denominado:
Machu Picchu Historia y Homenaje a una Maravilla del Mundo, montada por el cineasta nacional Luis Llosa, de Iguana Producciones. Fue una ceremonia de verdadero lujo, bajo el espectacular acompañamiento de la Orquesta Sinfónica del Cusco y la Orquesta Andina. La histórica jornada fue apreciada por 500 millones de personas en todo el universo, gracias a IRTP, Canal 7, que prestó su señal a 15 cadenas de televisión extranjera que transmitieron el espectáculo a sus respectivos países.
La inolvidable noche se inició con “La Ofrenda”, en un inigualable recuento de cómo se construyó la ciudadela de Machu Picchu, desde el ceremonioso comienzo en que los incas pedían permiso a los apus para levantar una ciudad sagrada entre el cielo y la tierra, hasta llegar a su descubrimiento para en 1,911, tras varias expediciones realizadas por el explorador norteamericano, Hiram Bingham. Participaron 200 artistas. Luego vino la notable presentación de la destacada cantante nacional Tania Libertad, quien inició su actuación con el tradicional “Cóndor Pasa”, para continuar con una serie de interpretaciones en las que reiteró su gran calidad interpretativa. Lo más emotivo de la celebración en la ciudadela, fue la impactante imagen que dio Machu Picchu al mundo tras aparecer iluminada, por primera vez desde su descubrimiento científico y la forma como fue desapareciendo hasta quedar sumida en una profunda oscuridad.
La fastuosa ceremonia fue presenciada por el Presidente de la República, Alan García Pérez; el Presidente de la Comisión de Alto Nivel, Ricardo Vega Llona; y las principales autoridades cusqueñas como el Presidente Regional, Jorge Acurio Tito, el alcalde provincial, Luis Flórez García, el burgomaestre de Machu Picchu, Oscar Valencia Auccas, entre otros 200 invitados. La fiesta sigue en el Cusco Y mientras el mundo observaba embelesado lo que ocurría en Machu Picchu, la Plaza de Armas del Cusco fue abarrotada por la población y turistas nacionales y extranjeros, quienes gozaron con un espectáculo artístico cultural de primera línea. Allí se presentaron destacados grupos de la región como: Teo ríos, Expresión, Arco Iris y Familia y Fama, así como la cantante Josefina Añahuis y el rockero Micky Gonzales, quienes deleitaron al público con sus interpretaciones. A la vez, miraban lo que pasaba en Machu Picchu gracias a la instalación de dos pantallas gigantes. Similar espectáculo se veía en otras seis plazas de la ciudad: Regocijo, Espinar, San Francisco, San Blas, Santa Teresa y Los Pumas.
        

Las piezas recibidas serán exhibidas durante dos meses en el Museo de la Nación en Lima (Perú) segun las noticias el gobierno considera necesario construir un nuevo lugar que las albergara con piezas encontradas en otros nuevos hallazgos arqueológicos. En esta recopilación de datos, solo quise rendir un homenaje a la cultura de nuestros antepasados, que muchas veces es ignorada por los seres humanos actuales, sin darse cuenta que todos participamos del desarrollo de los tiempos y tenemos en nuestros ancestros el secreto de nuestras vidas.


                                       


SOY AMADA POR MI CREADOR,
El  ESTA EN MI CORAZON
SOY UNA CON EL


Muchas de las imágenes y artículos de este blog, han sido tomadas de Internet, si alguno de sus autores/as no desea que estén expuestas, o notan que por error no se coloco su nombre indicando su autoría o sitio web, sólo debe hacerlo saber y de forma inmediata sera subsanado el error o retiradas de este blog. Gracias