El Espíritu de vida

NECESITAMOS UN CAMBIO INTERNO



En el mundo de hoy las noticias sobre muertes de diferentes formas y en diversos paìses es el orden del dìa, puede ser por un temblor de tierra, por la caída de un avión, por el hundimiento de un barco, por un tsunami.


 Pero si observamos esto debemos darnos cuenta también que muchos de nosotros cuando estas noticias nos llegan nos hacen sentir mal, porque la pregunta es ¿cuando nos tocara a nosotros?, en mi caso particular no le tengo temor a la muerte, ella me dio un tiempo de trabajo extra y en esa estoy tratando de hacer las cosas que vine hacer en este ahora. 


Hay gente que esta tan ocupada en tantas cosas que se han olvidado de vivir su vida como se debe, en forma completa, y muchos de los que he conocido vinieron a darse cuenta de lo anterior cuando les dijeron que era eminente su muerte. 



He tenido dos compañeros que murieron muy jóvenes no habian llegado a los 50 y dejaron a sus familias como preguntándose que paso?.- Se que por nuestro trabajo casi todo el tiempo estaba copado, pero muchas veces uno se preguntaba si valía la pena dedicar tanto tiempo a las actividades de la carrera y dejar noches y fines de semana enteros para trabajar sin poder disfrutar de la familia, ellos decían que cuando ya estuvieran en posiciones que los respaldaran para su futuro , tendrían tiempo para dedicarle a sus hijos y a sus esposo(a) pero se fueron antes de que se dieran cuenta de que estaban vivos.


Y he visto transcurrir sus vidas ante mis ojos, y no pudieron saborear los triunfos que su Ego les exigía, dudo mucho que al  momento de partir pudieran darse cuenta de esto, solo cuando vieron al otro lado del velo,  ver desfilar los momentos que habian vivido talvez pudieron darse cuenta que no hicieron nada que les permitiera vivir realmente, solamente para su Ego, para la consecución de cosas materiales, que era para beneficio propio, màs de los que habian abandonado.


Hoy esos niños y esas niñas crecen sin la presencia de un padre ni una madre, pero por primera vez no se quejan porque no estan con ellos por el trabajo, saben que ahora no vienen porque ya definitivamente se fueron y no podrán verlos crecer y volverse profesionales y no podrán aconsejarlos para que no desperdicien el tiempo que se les ha dado buscando obtener frutos profesionales que al final de cuentas no dan la mayor alegría a nadie.

El hombre de hoy no profundiza en su interior, no eleva su conciencia, creen que asistiendo a una iglesia, templo, sinagoga, mezquita e iglesia, ahí encontraran a DIOS, pero en ningún sitio lo encuentran porque si bien las personas que les habla de EL lo hace de una forma convencida, cada uno de nosotros sabemos que lo que nos dicen no es real y que lo que nos enseñan no tiene nada que ver con religiòn.

Uno de mis autores predilectos: Jalil Gibrán nos muestra una gran verdad cuando expresa: que nuestra vida cotidiana es nuestro templo. Aceptar este simple hecho –que nuestra vida diaria es nuestro  templo y nuestra religión-, solamente comprender este simple hecho, va a ser una gran transformación para nosotros.. 


Ya  tenemos todo en nuestro interior, el creador es uno con nosotros, lo sagrado y lo divino emana de nosotros, no hay que buscar que otros nos digan o nos hablen de lo que debe Ser- 

        Si miramos a nuestro alrededor nos podemos dar cuenta que todas las  estructuras se estan viniendo al suelo, los grandes emporios de la economía estan quebrados, y los grandes países luchan por mantener una cara                         cuando realmente es una mascara de la màs difusa. 

Las reglas que teníamos antes para  vivir, las formas de enfrentar los obstáculos, ya no se nos  dan màs, nuestro corazòn ha empezado a sentir que por ahí no es el  camino, o nos esta indicando que estamos perdidos y   debemos encontrar la salida que realmente necesitamos en estos momentos.


En nuestros hogares nos encontramos ante situaciones de eminentes crisis,  los jóvenes ya no quieren seguir los patrones sociales que durante tanto tiempo nos fueron estipulados y exigidos, ellos tienen otra forma de pensar y de actuar y consideran que lo que nosotros les decimos no es real, no obedece a su verdad. Muchos son sinceros y expresan :

Tu vida, lo que hiciste con ella, no es mi ideal, tengo otros sueños, otros deseos y otros caminos. Esa es la respuesta de un hijo conocido a su padre mi amigo.


Entonces que hay que decir:  Que no somos dueños ni de nuestras parejas, ni de nuestros hijos y mucho menos de nuestra familia. Muchos quisieran vivir colocando un sello en la frente de los seres que los rodean por ser ellos los que deben reinar.


Cada uno de nosotros es un templo, en cada uno de nosotros esta el creador , cada acto que nosotros hacemos debería ser una oraciòn permanente, una expresivos de amor sin exigencias, estamos frente a nuestros hijos y ellos son también el creador, ante nuestro compañero(a) y en el también esta el creador, por lo tanto cada expresión, cada gesto para cada uno de ellos debería ser una oraciòn por parte nuestra, porque estamos rodeados por todas partes de la presencia del creador, el se creo en cada uno de nosotros para vivir , para crecer, para expandirse, entonces realmente el único que existe es EL.


Hace poco un amigo me decía mira lo que dice OSHO, que somos Dioses que no existe religiòn ni nada, es una herejía. 

Realmente he aprendido a quedarme callada ante estas posiciones, nada gano y es real entrar a rebatir el patrón mental anquilosado que tienen muchos de los que nos rodean. Y no es que yo crea que se mucho, pero lo que si estoy firmemente convencida es que lo que un dia supe, ya no me sirve, no es creíble y para mi ya no existe.


Por lo tanto no creí necesario entrar en conflictos pero atendiendo a ese grito del Ser humano que no quiere quitarse la venda de los ojos debo traer a colación la expresión de OSHO cuando nos dice:

Hacer de toda la vida un templo, y de toda la vida una religión, es el único camino del auténtico buscador. 


Él no va a mirar en los libros sagrados. Los libros son libros; ningún libro es sagrado ni tampoco profano. Léelos si disfrutas con la poesía; léelos si te gusta la prosa; léelos si te agradan sus mitologías –pero recuerda, ningún libro puede darte el sabor de la religión.

Sí, es posible que una flor pueda dártelo; un pájaro en vuelo; un árbol que se eleva en las alturas danzando al sol. 


Toda la existencia se convierte en tu libro sagrado: léelo, escúchalo, y poco a poco e darás cuenta de que estás rodeado por una energía de la que eras totalmente inconsciente.


Es casi como el pez que no sabe nada sobre el océano, porque nace en él. 

Era parte del océano, exactamente como una ola; no sabe nada del océano. 

El pez solo llega a conocer el océano cuando el pescador lo saca de él y lo tira en la arena caliente de la playa. Entonces sabe que ha perdido su auténtica casa a la que nunca había prestado atención. Ahora está sediento, intentando por todos los medios posibles volver atrás y saltar al océano. Fuera de él ha tomado consciencia de lo que ha perdido.

                                             

La gente solo presta atención a lo que pierde en el momento de la muerte, porque la muerte llega como el pescador, sacándola del océano de la vida. Según eres sacado de la vida, de pronto comprendes: “¡Dios mío! He estado vivo y nunca me había dado cuenta de ello. Podría haber bailado, podría haber amado, podría haber cantado, pero ahora es demasiado tarde”. 

La gente solamente lo aprecia en el momento en que están muriendo, que han estado continuamente rodeados por la energía eterna de la vida, pero que nunca han participado en ella. Tu vida cotidiana es tu templo y tu religión. Actúa con atención, actúa conscientemente, y muchas cosas empezarán a cambiar naturalmente. 

Yo no tengo ninguna filosofía de no-violencia, pero sí un modo de vida que puedes llamar “reverencia hacia la vida”. Lo cual es una perspectiva totalmente distinta. 

La no-violencia sencillamente dice no matar a otros. ¿Crees que eso es suficiente? Solo es una enunciación negativa: no matar a otros, no dañar a otros. ¿Es eso suficiente? La reverencia hacia la vida dice compartir, ofrece tu alegría, tu amor, tu paz, tu dicha.

Lo que quiera que puedas compartir, compártelo. Si eres reverente hacia la vida, se convierte en un culto. Entonces sientes que Dos está vivo en todas partes. Observar un árbol se convierte en culto. Dar de comer a un invitado se vuelve un culto. Y no estás complaciendo a nadie, no estás haciendo un servicio; simplemente estás disfrutando.

 Todo niño nace bello, pero según va creciendo comienza a aprender formas de cómo ser feo, cómo ser competitivo, celoso, violento, destructivo, agresivo. Poco a poco pierde todo contacto con la vida porque ha perdido su reverencia hacia ella.


Si me preguntas, diré que la religión es reverencia hacia la vida. Y si no tienes reverencia hacia la vida, no puedes concebir nada de la existencia –los árboles, los pájaros y los animales- como distintas expresiones de la misma energía. En el origen somos hermanos y hermanas de los animales, de los pájaros y de los árboles; y si empiezas a sentir esta hermandad, descubrirás el primer sabor de lo que la religión es. 

Ningún hombre es una isla, todos somos parte de un vasto continente. Existe variedad, pero eso no nos hace separados. La variedad hace más rica la vida –parte de nosotros está en los Himalayas, parte de nosotros en las estrellas, parte de nosotros en las rosas. Una parte de nosotros en el pájaro en vuelo, una parte de nosotros en el verde de los árboles. Nos extendemos por todas partes.

                                 

     Experimentarlo como una realidad transformará todo tu planteamiento sobre la vida,  transformara cada uno de tus actos, tu propio ser. 

Estarás lleno de amor: lleno de reverencia hacia la vida. Por primera vez segun mi opinión, seras verdaderamente religioso, no un cristiano, no un Hindú, no un musulmán, sino alguien verdaderamente religioso


La palabra religión es hermosa. Viene de una raíz que significa unir a aquellos que por ignorancia se han separado; juntarlos, despertarlos para que puedan ver que no están separados.


 Entonces no puedes herir ni siquiera a un árbol. Tu compasión y tu amor serán exactamente espontáneos –no cultivados, no parte de una disciplina. Si el amor es una disciplina, es falso, si la no-violencia es cultivada, es falsa. Si la compasión es alimentada, es falsa. Pero si llegan espontáneamente sin ningún esfuerzo por tu parte, entonces tienen una realidad tan profunda, tan exquisita… En nombre de la religión se han cometido muchos crímenes en el pasado. Muchas más personas han sido asesinadas por la gente religiosa que por nadie más. Ciertamente todas esas religiones han sido falsificaciones, seudo. La auténtica religión tiene que nacer.


¿Nunca has experimentado un momento de amor, de oración, de beatitud? Jamás me he cruzado con un ser humano que sea tan pobre. ¿Nunca has escuchado el silencio de la noche? ¿Nunca te has estremecido con él? ¿Nunca has visto salir el sol en el horizonte? ¿Nunca has sentido algo así como una profunda interrelación con la salida del sol? ¿Nunca has sentido más vida dentro de ti, derramándose a raudales por todas partes? Quizá por un momento… ¿Nunca has tomado la mano de un ser humano y algo ha empezado a fluir de ti hacia él y de él hacia ti? ¿Nunca has experimentado cuando dos espacios humanos se superponen y fluyen el uno en el otro? ¿Nunca has visto una rosa y olido su fragancia?, ¿y de repente eres transportado a otro mundo? 

Estos son momentos de oración.

 

Y cuando desde el mismísimo principio cada niño es educado con reverencia hacia la vida –reverencia hacia los árboles porque están vivos, reverencia hacia los animales, hacia los pájaros, ¿crees que semejante niño pueda ser un día un asesino? Será casi inconcebible.

Y si la vida es alegre, llena de canciones y danzas, ¿crees que alguien deseará suicidarse? El noventa por ciento de los crímenes desaparecerán automáticamente; solo el diez por ciento puede que permanezcan, los que son genéticos, los que necesitan hospitalización –pero no cárceles, prisiones, no personas para ser sentenciadas a muerte. Eso es todo tan feo, tan inhumano, tan demencial. 

        Reverencia hacia la vida no significa únicamente reverencia hacia la vida de los demás. 


También incluye, además, reverencia hacia tu propia vida. La vida debería alcanzar profundidad, y la reverencia hacia la vida debería ser la única religión en el mundo.

 No existe división entonces y el hombre puede ser sanado.

 Es un gran  reto para la humanidad futura.

  

                                                            

Por eso sigo insistiendo en que deberíamos cortar con el pasado –estaba totalmente enfermo. El hombre ha vivido una vida muy enferma porque ha creado una filosofía muy enferma, y la ha seguido muy en serio. Deberíamos romper con esa enfermedad, por muy respetable y antigua que sea, y redescubrir la totalidad del hombre. Y eso solamente puede hacerse cuando nos sumemos a la alegría con reverencia, cuando la festividad se convierta en una profunda reverencia; y cuando la reverencia no te conduzca hacia la muerte, hacia la renuncia, sino hacia el regocijo, la danza, la celebración.

OSHO




SOY AMADA POR MI CREADOR,
El  ESTA EN MI CORAZON
SOY UNA CON EL

Muchas de las imágenes y artículos de este blog, han sido tomadas de Internet, si alguno de sus autores/as no desea que estén expuestas, o notan que por error no se coloco su nombre indicando su autoría o sitio web, sólo debe hacerlo saber y de forma inmediata sera subsanado el error o retiradas de este blog. Gracias