Gratitud


Siento gratitud por todos y por todo.

Al despertarme, respiro profundamente. Con cada aliento expreso amor y gratitud por el nuevo día, y por las muchas oportunidades que me aguardan. 


La gratitud y la alabanza abren el camino hacia un mayor gozo y a experiencias de vida más ricas.


El aprecio me llena de vitalidad y entusiasmo. Me siento renovada y llena de energía. 


Mi corazón está abierto y receptivo a nuevas experiencias, sabiendo que veré y percibiré el bien en todo aquello que tenga ante mí. 


Al llevar a cabo mis actividades diarias, lo hago con un ritmo de amor y gratitud.


Digo en voz alta: “¡Gracias”! Como si el mundo entero pudiera oírme, e imagino que el universo me responde: “¡De nada!”


Bendice, alma mía, a Dios, y bendiga todo mi ser su santo nombre. 

—Salmo 103:1




He observado que al Universo le gusta mucho la gratitud. 

Cuanto más agradecidos somos, más bienes obtenemos. 


Al decir «bienes» no me refiero sólo a cosas materiales, sino a todas las personas, lugares y experiencias que hacen la vida tan maravillosamente digna de ser vivida.


Ya sabes lo bien que uno se siente cuando su vida está llena de amor, ale­gría, salud y creatividad, y cuando encuentra los semáforos en verde y sitio para aparcar. Así es como está destinada a ser nuestra vida. 



El Universo da con abundancia y genero­sidad, y le gusta que se le dé las gracias.

Piensa en cómo te sientes cuando le haces un regalo a un amigo. Si lo mira y pone cara de desilusión o dice: «Ay, no es de mi talla», o «Este color no me sienta bien» o « ¿Y eso es todo?», seguro que no vas a tener el menor deseo de volver a hacerle un regalo. 


Pero si ves que sus ojos bailan de alegría, y se muestra complacido y agradecido, entonces cada vez que veas algo que pienses que le gusta­ría, desearás regalárselo, independientemente de que lo hagas o no.

La gratitud produce más cosas por las que estar agra­decido; aumenta la abundancia.


La falta de gratitud y las quejas producen poco de qué regocijarse.

 A los quejosos siempre les parece que hay pocas cosas buenas en su vida, y no disfrutan de lo que tienen. 


El Universo siempre nos da lo que creemos merecer.

A muchos nos educaron para fijarnos en lo que no tenemos y sentir sólo carencia. Parti­mos de una creencia en la escasez y luego nos pregun­tamos por qué está tan vacía nuestra vida. Si pensamos que no tenemos una serie de cosas y que no seremos felices mientras no las tengamos, dejamos en suspenso la vida. 


Entonces lo que el Universo oye es: «No tengo tal o cual cosa y no soy feliz», y eso es lo que conseguimos.


Desde hace tiempo acepto todos los cumplidos dicien­do: «Lo acepto con alegría, placer y gratitud». Me he dado cuenta de que al Universo le gusta mucho esa expresión, y constantemente recibo los regalos más maravillosos.



AL despertar por la mañana, lo primero que hago antes de abrir los ojos es dar las gracias a mi cama por la buena noche de sueño que me ha proporcionado. Le agradezco el calor y la comodidad que me ha brindado. 


A partir de ese comienzo, es fácil pensar en las muchas, muchísimas cosas más por las que me siento agradecida. Cuando salgo de la cama, probablemente ya he expresado mi gratitud por las ochenta o cien personas, lugares, cosas y experiencias de mi vida. 


Esa es una forma fabulosa de empezar el día.

Por la noche, justo antes de dormirme, repaso el día, bendiciendo y agradeciendo cada experiencia. 


También me perdono si me parece que he cometido un error, he dicho algo inapropiado o he tomado una decisión que no era la mejor. Ese ejercicio me llena de calorcillo y me quedo dor­mida como un bebé feliz.


Nos conviene agradecer incluso las lecciones que reci­bimos. 

No hay que huir de las lecciones; son pequeños tesoros que se nos dan. 

Cuando aprendemos de ellas, nues­tra vida cambia para mejorar. 




Ahora me alegro cuando veo otra parte más de mi lado oscuro. 

Sé que eso significa que estoy preparada para abandonar algo que ha estado dificul­tando mi vida. 


Digo: «Gracias por enseñarme esto, para poder sanarlo y continuar adelante». 

Así pues, tanto si la lección es un «problema» que ha surgido como una oportunidad de ver algún viejo comportamiento negativo que ya es hora de abandonar, ¡alégrate!


Dediquemos todos los momentos posibles de cada día a agradecer todo lo bueno que hay en nuestra vida. Si es poco lo que tienes ahora, aumentará. Si tu vida ya es abundante, esa abundancia también aumentará- 


De este modo siempre se gana. Tú te sientes feliz y el Universo se siente feliz.

 La gratitud aumenta nuestra abundancia.



Comienza un diario de agradecimientos. Cada día escribe algo por lo cual estés agradecido. Diariamente di a alguien lo agradecido que te sientes por algo. 


Da las gracias a los dependientes de las tiendas, a los camareros, al carte­ro, a tu jefe o tus empleados, a tus amigos, a tus familiares y a perfectos desconocidos. 


Cuenta el secreto de la grati­tud, propágalo. Contribuyamos a hacer de este mundo un lugar de agradecimiento, por todo lo que damos a los demás y por todo lo que recibimos de ellos.

Gratitud hacia la Vida en General
——— ——— ——— ——— —-

Tal vez cuando nos encontramos queriendo todo lo que vemos, es porque estamos acercándonos peligrosamente al punto de no querer nada. (Silvia Plath)

——— ——— ——— ——— —- 
Gratitud por los Retos y Desafíos
——— ——— ——— ——— —-

A veces las personas llegan a tu vida y tu sabes de inmediato que se suponía que así fuera, para servir algún propósito, enseñarte alguna lección, o para ayudarte a comprender quien eres o en quien quieres ser. Nunca sabes quienes serán estas personas, pero cuando los miras a los ojos, sabes en ese mismo instante que afectarán tu vida de una forma muy profunda. (Autor Desconocido)

——— ——— ——— ——— —- 
Disfrutando los Momentos
——— ——— ——— ——— —-

Arrepentirse por el tiempo perdido es perder más tiempo aún. 

(Masón Cooley)

——— ——— ——— ——— —- 
Gratitud por Quien Eres
——— ——— ——— ——— —-


La relación más excitante, desafiante y significativa de todas es la que tienes contigo mismo. Y si puedes encontrar a alguien que ame el TU que tu amas, bueno, eso es simplemente FABULOSO. Yo soy yo. 

En todo el mundo no existe nadie que sea exactamente igual a mi. Todo lo que sale de mi es auténticamente mío, porque yo sola lo elegí – 


Soy dueña de todo respecto a mi; mi cuerpo, mis sentimientos, mi boca, mi voz, todas mis acciones, ya sean para otros o para mi misma. Soy dueña de mis fantasías, mis sueños, mis esperanzas y mis miedos. Soy dueña de mis triunfos y éxitos, también de todos mis fracasos y errores. 


Puesto que soy dueña de todo respecto a mi; puedo estar íntimamente relacionada conmigo misma. Al hacer esto, puedo amarme y ser amigable con todas mis facetas. 



Se bien que hay aspectos de mi misma que me confunden, y algunos otros que no conozco aún – pero mientras sea amigable y cariñosa conmigo misma, puedo con coraje y esperanza buscar soluciones a lo que me confunde y formas de conocer lo que aún no conozco. 


Como sea que me vea y suene, lo que sea que diga o haga y como sea que piense y sienta en un momento dado, soy auténticamente yo. Si luego algunas partes de cómo yo lucía, sonaba, pensaba y sentía se tornan inadecuadas, puedo dejarlas atrás y mantener el resto, e inventar algo nuevo que reemplace aquello que dejo atrás. Yo puedo ver, oír, sentir, pensar y hacer. 


Tengo las herramientas para sobrevivir, para acercarme a otros, para ser productiva, y para darle sentido y orden al mundo de personas y cosas que me rodean. Soy dueña de mi misma, y por lo tanto, yo puedo ser mi propia ingeniera y arquitecta. Yo soy Yo y estoy Bien. 


(Virginia Satir)

——— ——— ——— ——— —- 
Nos Convertimos en lo que Vemos, Decimos y Hacemos
——— ——— ——— ——— —-
Un hombre no es sino el producto de sus pensamientos. Aquello en lo que piensa, es aquello en lo que se convierte.
(Mahatma Gandhi)

——— ——— ——— ——— —- 
Neutralizando la Negatividad y Potenciando lo Positivo
——— ——— ——— ——— —-
Cómo pasamos nuestros días es, por supuesto, cómo pasamos nuestras vidas. 
(Annie Dillard)

——— ——— ——— ——— —- 
Ser Amable y Gentil es la mejor forma de expresar Gratitud
——— ——— ——— ——— —-

La forma más básica y poderosa de conectarse con otra persona es al escuchar. Sólo escucha. Tal vez la cosa más importante que nos damos unos a otros es la atención…Un silencio respetuoso y amoroso a veces tiene mucho más poder para sanar y conectar que las mejor intencionadas palabras del mundo. 


(Rachel Naomi Remen)

——— ——— ——— ——— —- 
Frase Diaria de Gratitud
——— ——— ——— ——— —-

“Yo soy increíblemente atento/a cuando escucho a otros.” Todos los dìas recuerda decir una frase que te de alegría y que te diga lo especial que eres y luego practicala con las personas que se acerquen a ti ese dìa.

——— ——— ——— ——— —- 
A veces Basta con Mirar Alrededor…


SOY AMADA POR MI CREADOR,
El  ESTA EN MI CORAZON
SOY UNA CON EL

Muchas de las imágenes y artículos de este blog, han sido tomadas de Internet, si alguno de sus autores/as no desea que estén expuestas, o notan que por error no se coloco su nombre indicando su autoría o sitio web, sólo debe hacerlo saber y de forma inmediata sera subsanado el error o retiradas de este blog. Gracias